Vitaminas en primavera y verano

Desde que empecé a ejercer como farmacéutica en oficina de farmacia hace casi 20 años, cuando llega la primavera escucho en el mostrador un comentario recurrente: “Voy a tomar vitaminas sólo un mes para combatir la astenia primaveral, y después ya paro porque en verano es malo tomar vitaminas”.

Existe la creencia generalizada de que tomar vitaminas en verano es contraproducente para la salud, y es totalmente erróneo. De hecho es muy recomendable, tanto en primavera como en verano. Os anoto los motivos:

  1. En primavera muchas personas sufren alergias que controlan con antihistamínicos y medicaciones más potentes con efectos secundarios importantes. El tomar Vitamina A y Vitamina E ayuda a mantener la mucosa nasal y ocular en muy buen estado, minimizando los síntomas asociados a la alergia y necesitando menos medicación para tratarlos
  2. Las vitaminas A, E ,C, B y el oligoelemento Selenio son antioxidantes, pudiendo neutralizar los radicales libres generados por la exposición solar del verano, causantes de mutaciones celulares cutáneas que derivan en procesos cancerígenos
  3. El cobre, el zinc y la vitamina C y estimulan nuestro sistema inmunológico. Las radiaciones solares UVA y UVB son inmunosupresores cutáneos, es decir, disminuyen el sistema de defensas de nuestra piel y por este motivo muchas personas padecen herpes durante el verano
  4. La vitamina A y la vitamina E intervienen en la reparación de los tejidos y participan en la síntesis de colágeno, evitando el cabello estropeado y la piel reseca y escamosa propios de la exposición solar. También mantienen nuestras uñas en perfectas condiciones, disminuyendo la posibilidad de contagio por hongos, habitual en playas y piscinas
  5. La vitamina A refuerza la mucosa interna del oído de manera que las otitis causadas por baños continuados son más infrecuentes
  6. El magnesio potencia la absorción de la vitamina C, la cual entre otros beneficios ya mencionados para nuestro organismo, evita la aparición de manchas en la piel causadas por el sol
  7. Las vitaminas del grupo B aportan energía y mantienen el buen estado de la piel, cabello y uñas

 

Los tratamientos con complejos vitamínicos tipo Pharmaton o Supradyn, pueden alargarse durante tres meses. Después se recomienda una pausa de un mes para depurar las vitaminas liposolubles evitando que lleguen a niveles tóxicos para nuestro cuerpo, y a continuación puede volverse a seguir un tratamiento de tres meses.

Si deseáis más información, preguntarme a través del blog e intentaré resolver vuestras dudas.

Salut!!

Comparteix!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deixa una resposta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *